El Gobierno español dicta leyes estrictas contra la protesta.

 

Oposición y activistas critican una legislación que introduce elevadas multas para los activistas que convoquen y/o participen en protestas no autorizadas


Por Ashifa Kassam. Desde Quebec a Madrid
Traducción: Enrique Prudencio para Zona Izquierda

Ilustración: O. Colis para Zona Izquierda


El Partido Popular, que gobierna en España, está elaborando nuevas leyes, extremadamente estrictas, contra las protestas populares, en un giro denunciado por la oposición como un golpe a la democracia.

La legislación, que será presentada en la reunión del gabinete del viernes, introducirá multas muy elevadas para los activistas que participen en protestas no autorizadas previamente por el gobierno, así como por tomar imágenes de la policía o interrumpir actos públicos.

Manifestarse sin permiso previo en las cercanías del Congreso de los Diputados podría ser sancionado con una multa de 600.000 euros, mientras que insultar a un agente de policía durante una manifestación conllevaría una multa de 30.000 euros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo que la ley no estaba destinada a amordazar a los ciudadanos, sino a protegerlos. “Una de las obligaciones del gobierno es garantizar la libertad y la seguridad de todos sus ciudadanos”, manifestó.

Pero Juan Coscubiela, uno de los portavoces del grupo de la Izquierda Plural en el parlamento, definió la ley como “una patada en la boca de la democracia.”

La propuesta de ley ha indignado a los activistas. “Es un ataque contra uno de los pilares de nuestra democracia”, manifestó Stéphan Grueso, activista y bloguero con sede en Madrid. Anteriormente, dijo, acciones como las concentraciones delante de las casas de los domicilios u oficinas de personajes públicos se llevaban a los tribunales. Pero con esta legislación, estas acciones quedarían automáticamente fuera de la ley, sin derecho a defenderse en un juicio”.

“Me preocupa que el gobierno haya decidido, de repente, que nos sobraban los jueces y que sería resuelto todo por el gobierno”, dijo Grueso.

Manuel Ballbé, profesor de derecho de la Universidad Autónoma de Barcelona, dijo que con esta legislación no se trata de tomar medidas enérgicas contra los manifestantes, sino de ganar votos para el partido conservador.

“Quieren atacar a estos movimientos para crear un clima de violencia y después salir en los medios diciendo que ellos son los mejores guardianes de la “ley y el orden”, añadió. “A pesar de la crisis, no se ha producido nunca una situación violenta o delictiva. Con seis millones de parados, entro ellos la mitad de nuestros jóvenes, no se ha producido ningún incremento de la violencia”.

La líder del movimiento contra los desahucios Ada Colau propone a sus casi 100.000 seguidores de Twitter organizar un día de desobediencia civil general si se presenta esta ley. Su organización a favor de las víctimas de las hipotecas, añadió su propio mensaje dirigido a los promotores de la ley: “No tenemos miedo, sabemos el poder que las personas tenemos frente a los abusos de cualquier tipo”.

______________

 

* Corresponsal de The Guardian en España

 

Fuente: http://www.theguardian.com/world/2013/nov/21/spain-government-strict-anti-protest-laws

Zona Izquierda  © 2005