Las preguntas resueltas sobre el proceso de paz en Colombia


Texto publicado en LASILLAVACIA.COM

28 de junio de 2016
 

"... el presidente Juan Manuel Santos y el máximo comandante de las FARC, alias Timochenko, anunciaron el acuerdo sobre la mayor parte del punto tres de “fin del conflicto”, que incluye temas claves como la ruta para el cese al fuego bilateral, las zonas de concentración, la dejación de armas y las garantías de seguridad. Y agregaron un BONUS: las FARC aceptaron que se refrende el Acuerdo con el plebiscito.

El acto fue de alto nivel: además de todo el gabinete y varios congresistas estaban seis presidentes latinoamericanos, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, el presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General de la ONU y el canciller de Noruega. Y, de forma simbólica, fue el segundo encuentro entre Santos y Timochenko allá.

Anunciaron tres acuerdos separados. El primero sobre cese al fuego bilateral y desarme; el segundo sobre garantías de seguridad para los desmovilizados y lucha contra el paramilitarismo; y el tercero sobre refrendación.

Con este acuerdo, solo falta el punto seis de la agenda, sobre “implementación”, y los puntos pendientes de los cuatro primeros acuerdos. Sobre las preguntas que estaban abiertas y que explicó ayer La Silla, esto fue lo que quedó claro y lo que sigue en duda:
 

1. ¿Cuándo empezará a regir el cese al fuego y de hostilidades?

Aunque se anunció que va a haber un cese al fuego, no dijeron explícitamente cuándo arrancará. Pero quedó claro que desde el día siguiente de la firma del Acuerdo Final las Fuerzas Armadas deben permitir que los guerrilleros se muevan, sin atacarlos, de los lugares en los que estén a las zonas de concentración. Eso, en la práctica, equivale a un inicio del cese al fuego.

2. ¿Cómo será el cese al fuego?

Aunque no hubo detalles, queda claro que el cese será de un golpe, simultáneo en todo el país y que no será 'estatua', como querían las FARC inicialmente (aunque ya se habían bajado de esa pretensión desde que aceptaron la verificación de la ONU). Es decir, no se quedan dónde están sino que tendrán que moverse a las zonas acordadas.

3. ¿Cuántas serán las zonas de concentración?

Habrá 23 “zonas generales transitorias veredales de normalización” más 8 campamentos satélites. En cada zona habrá campamentos, donde estarán concentrados los guerrilleros y donde podrán estar armados. No podrán tener armas ni uniformes por fuera de ellos.
La cifra de zonas muestra es un punto intermedio entre las 64 que pedían las FARC y las entre 7 y 10 que anunció Santos en diciembre. Además, está cerca de la cifra de máximo de zonas que podía monitorear la ONU, de 25.

4. ¿Dónde estarán ubicadas las zonas de concentración?

No se sabe: no se anunciaron cuáles serán ni con qué criterios se eligieron. Y tampoco se sabe qué tamaño tendrán, más allá de que será una “extensión razonable” para poderlas monitorear. Sin embargo, todo indica que serán de una o dos veredas, como dijo Sergio Jaramillo en la rueda de prensa siguiente, tanto por el nombre que tendrán oficialmente como por lo que pudo averiguar la Silla en el terreno, con alcaldes a quienes ya les avisaron que tendrán zonas en sus municipios.
Esa pregunta es fundamental porque para las FARC es clave que estén en lugares donde han tenido una presencia histórica y están sus bases de apoyo. De hecho, han argumentado que si la guerra no los sacó de ciertas zonas, no van a dejar que la paz lo haga.
En principio, se va a cumplir solo a medias con una de las ‘líneas rojas’ de Santos: no habrá población civil en los campamentos pero sí en el resto de las zonas. Eso quiere decir que las FARC sí podrían hacer proselitismo adentro de las zonas pero sin armas ni uniformes.
Tampoco se sabe si están lejos de las fronteras (otra ‘línea roja’ de Santos), de los cultivos ilícitos y de la minería ilegal, o de otros grupos armados.

5. ¿Cuánto tiempo van a estar vigentes?

Las zonas estarán vigentes durante seis meses contados desde el día del Acuerdo Final, tiempo en el cual las FARC deben llegar a ellas, entregar las armas y empezar a reincorporarse a la vida civil. Esa duración significa una victoria para el Gobierno.
Las FARC querían usar ese tiempo para acercarse a sus bases y montar el movimiento político con el que esperan participar en las elecciones de 2018, y seis meses en zonas sin población civil no les servirá para eso.
Lo que no queda claro es si, como contó La Silla, empezarán a pagar las penas alternativas a las que eventualmente serán condenados por la Justicia Transicional con el tiempo que estén en las zonas. Pero sí queda claro que las zonas no serán para que cumplan allí toda su pena, pues las penas mínimas son de 5 años. Y seguramente el Tribunal de Paz, que es autónomo frente a la mesa de negociación, será quien decida dónde se pagarán las penas.

6. ¿Quién será la autoridad en las zonas?

Se acordó claramente que las autoridades no armadas del Estado seguirán teniendo sus funciones. Es decir, los inspectores de policía o alcaldes podrán tomar decisiones de forma normal.
En ellas no habrá Policía ni Fuerzas Armadas. Se acordó que si se necesita que entren, lo podrán hacer informando a los verificadores (guerrilleros, soldados y observadores de la ONU).
Con esas decisiones se logró lo que habían dicho los jefes negociadores del Gobierno, Sergio Jaramillo y Humberto de La Calle, de que no serán repúblicas independientes como la zona de despeje de El Caguán o la de Ralito.

7. ¿Cómo van a proteger a la población civil que va a convivir con las FARC?

No está claro, aunque en principio en las zonas no habrá nadie armado: las Fuerzas Armadas no pueden entrar , los guerrilleros sí pero sin armas y se suspenderán los permisos de porte y tenencia de armas de los civiles en ellos.
Para que la población esté realmente protegida será clave la dinámica que tenga la misión de la ONU y el dispositivo de verificación (donde también estarán las FARC y el Gobierno), pues ella es quien podrá permitir y acompañar el ingreso de la Policía que se pueda necesitar.

8. ¿Cómo se van a controlar las entradas y salidas a las zonas?

Alrededor de cada zona habrá un cinturón de seguridad de un kilómetro de ancho en el que no podrán estar ni soldados ni guerrilleros, solo equipos de verificación. Eso es fundamental porque así se separan los guerrilleros y los soldados, pero no se acordó explícitamente si por fuera habrá un cordón de seguridad militar, algo que seguramente sería necesario para evitar que entren grupos armados a atacar a los guerrilleros o que salgan guerrilleros armados.
Esto último podría ocurrir en principio, porque se acordó que los guerrilleros que sí podrán salir, pero sin armas y de civil. Además, las FARC van a designar grupos de 10, con medidas de seguridad y sin uniformes ni armas, se podrán mover por el departamento en que quede la zona para hacer cosas relacionadas con el Acuerdo que no especificaron qué es.
Más allá de eso, se establecerán mecanismos para garantizar la protección de los grupos de monitoreo y verificación, los soldados y guerrilleros. Pero no se sabe cuáles son ni cómo funcionarán.
Tampoco quedó claro cómo van a controlar la entrada de la población civil a la zona, de los periodistas nacionales e internacionales, de los políticos y de lagartos. Como contó La Silla, cuando el M-19 se desmovilizó mucha gente quiso ir a conocerlos e interactuar con ellos. Algo similar ocurrió con los paramilitares en Ralito y con las mismas FARC en El Caguán.
Esto último tiene implicaciones de doble vía: por un lado, que diversos sectores quieran ir a hablar con ellos les ayudará a los guerrilleros a hacer la transición a la vida civil y les dará el último incentivo para dar ese paso. Pero, por otro, para buena parte de la sociedad será difícil verlos convertidos en celebridades si no han dejado las armas, a juzgar por la reacción negativa después del evento en Conejo, La Guajira. Y si todo esto se da durante la campaña por el plebiscito, podría ser complicado.
De hecho el uribismo propuso que las personas que ingresen a estas zonas estén plenamente identificados, “incluso con registro dactilar”. Pero esto quedó pendiente.

9. ¿Cómo se van a mantener los guerrilleros dentro de las zonas?

Si bien los guerrilleros van a tener que comer y sostenerse mientras estén en las zonas, no se supo quién va a pagar ese sustento mientras estén en ellas. Y menos quién lo hará después, sobre todo dada la percepción que tiene la gente de que la guerrilla es inmensamente rica gracias a los negocios ilegales del narcotráfico y minería ilegal.

10. ¿Cuándo dejarán las armas de las FARC?

Las FARC dejarán las armas mientras estén en las zonas, en tres tandas, la primera a los tres meses de la firma del Acuerdo Final, la segunda a los cuatro meses y la tercera a los cinco meses. Al cabo de seis meses deberán estar totalmente desarmados, algo que deberá certificar e informar públicamente la misión de la ONU. Y todo eso lo harán sin condiciones frente a la ejecución de los acuerdos.
Para estándares internacionales, ese plazo es corto aunque no demasiados: en Indonesia tomó cuatro meses, en Angola cinco meses y en Nepal también cinco meses. En otros ha tomado años lograrlo: en Sudáfrica fueron cuatro años y en Irlanda del Norte siete. En Filipinas han pasado más de dos años y no se han terminado de entregar de armas.
No es claro si esos seis meses pasarán antes de la refrendación, pues se miden desde el Acuerdo Final y según el Acto Legislativo para la Paz, entre el Acuerdo Final y el plebiscito pueden pasar entre dos y nueve meses, aproximadamente.
Eso, políticamente, puede ser determinante. Pero para la guerrilla también es una apuesta dura dejar las armas antes de que los colombianos refrenden el Acuerdo Final.

11. ¿Qué harán con las armas?

Las armas serán destruidas. Primero, las que sean inestables (como las minas antipersonal caseras), serán destruidas directamente por la ONU; las demás serán fundidas para hacer 3 mONUmentos que serán acordados por las FARC y el Gobierno.
Así, las FARC no mantendrán las armas pero tampoco se las entregarán al Gobierno porque simbólicamente sería como entregarlas al enemigo como si hubieran sido derrotadas. Lo que falta es ver cómo serán los mONUmentos, algo que puede levantar roncha como quedó evidente con la carta que le envió el senador Jorge Enrique Robledo a Santos a raíz de las declaraciones de las FARC sobre esa posibilidad.

12. ¿Quién y cómo se va a proteger a los desmovilizados?

Esta pregunta ya tiene respuesta, pero solo para el período en que estén vigentes las zonas.
Mientras estén dentro de ellas, el cinturón de un kilómetro será su forma de protección. Pero para salir (60 miembros de las FARC se podrán mover por todo el país en tareas relacionadas con los acuerdos de paz, más otros grupos de 10 por cada zona) van a tener “medidas de seguridad acordadas con el Gobierno Nacional” que todavía no se conocen.
Una medida macro para protegerlos es un pacto político nacional, promovido desde las regiones, para que se deje de hacer la política con armas: si funciona, esa sería la mayor garantía y protección para los desmovilizados.
Además, como parte del desarrollo de los acuerdos de participación en política, se creará un sistema de seguridad especial para brindar protección al movimiento político que surja desde las FARC y las organizaciones y movimientos afines, que estará protegido por esquemas de escoltas de un cuerpo de protección mixto nuevo que se creará en la nueva Subdirección de Seguridad y Protección de la Unidad Nacional de Protección.
En la subdirección estarán dos representantes del futuro partido de las FARC y en el cuerpo de protección habrá policías y de personas de confianza del nuevo acuerdo (lo que significa, seguramente, desmovilizados).
Eso le da garantías no sólo a los guerrilleros sino al Estado para que estas personas sean efectivamente protegidas y no se rearmen.
También habrá un programa de protección para las organizaciones y comunidades afines a las FARC que permanecen en los territorios. Para ellos además, se instalará un instrumento de prevención y monitoreo que anticipará y generará respuestas rápidas para identificar potenciales amenazas en territorios.

13. ¿Qué va a pasar con los guerrilleros presos?

No se sabe. Sobre este tema, que es parte del punto 3, no hay acuerdo todavía ni se anunció nada nuevo. Aunque en el acuerdo se habla de que los guerrilleros que sean excarcelados podrán ir a los campamentos, ya se sabía que habrá una ley de amnistía. Pero no queda claro cuándo saldrá esa ley, a quién se aplicará ni bajo qué condiciones.
No es un tema menor, porque para las FARC siempre ha sido muy importante; ya lo era cuando Manuel Marulanda “Tirofijo” estaba vivo y lo siguió siendo después. De hecho, como contó La Silla, en los momentos más difíciles del proceso el Gobierno tendió puentes con las FARC a partir de mejorar las situación humanitaria de los guerrilleros presos.
Es claro que la situación de los guerrilleros condenados por delitos graves será estudiada por la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción de Paz. La pregunta es si los que están en la cárcel por rebelión, que son cientos, serán liberados antes o después de la firma del Acuerdo Final, en qué momento y bajo qué condiciones.

14. ¿Qué compromisos adicionales asume el Estado para combatir a las organizaciones criminales, incluyendo las redes de apoyo?


El Gobierno se comprometió a implementar medidas e intensificar acciones contra grupos ilegales “que amenacen la paz”, específicamente los sucesores del paramilitarismo.
Para esto se creará una Comisión Nacional de Garantías de Seguridad que será presidida por Santos como Presidente y servirá para diseñar y hacer seguimiento a una política pública para desmantelar cualquier organización o conducta de origen paramilitar.
En la Fiscalía se creará una Unidad Especial de Investigación encargada de desmantelar estas organizaciones criminales y sus redes de apoyo. Será diferente a las otras unidades porque tendrá una unidad especial de policía judicial (con miembros del CTI y de la Policía) propia, con expertos de distintas materias, su director tendrá un período de 6 años.
También tendrá el apoyo de un cuerpo élite de la Policía Nacional dedicado solo a luchar contra estas organizaciones.
El hecho simbólico más importante de este tema es que el Gobierno y las FARC se comprometen a hacer un pacto político nacional y regional y desde las regiones con partidos políticos, gremios, organizaciones sociales, entre otras, para que “nunca más se usen las armas en política ni para promover organizaciones violentas como el paramilitarismo. Es decir, para promover el fin de la violencia.
Por último, el Gobierno se comprometió a fortalecer la supervisión de la seguridad privada, sobre todo fuera de als grandes ciudades, y a revisar las normas actuales. Todo eso para que evitar que la seguridad privada se convierta en embriones de grupos paramilitares, como ocurrió con las Convivir.

15. ¿Cuándo se va a firmar el Acuerdo Final?

El acuerdo de hoy no respondió esa pregunta: lo que sí reveló es todo lo que va a ocurrir después de esta fecha empezando por que arranca el cese al fuego y el desarme, desmovilización y reintegración de las FARC a la vida civil. En todo caso, el Acuerdo Final se firmará en Colombia, como lo dijo Santos en el cierre del evento.

¿? BONUS. ¿Por qué Santos decidió hacer este anuncio hoy –con seis presidentes a bordo y tres representantes de las Naciones Unidas– y no se esperó para hacer la fiesta con el Acuerdo Final?

Una respuesta para esta pregunta es la gran sorpresa de este anuncio: que las FARC acogieron el mecanismo de refrendación del Acuerdo Final que impulsó el gobierno, el plebiscito. Y le pone todas las luces a la Corte Constitucional que está estudiando la ley que aprobó el Congreso a finales del 2015 para definir si es constitucional o no con los cambios que le introdujo como el cambio del umbral para ser aprobado.
 

_____________________.

 

LEER TAMBIÉN:

 

Juan Manuel Santos, programado para ser presidente
El penúltimo intento de obstaculizar el fin del conflicto
Lo que logró y lo que arriesgó Santos al anticipar la gala de la paz

 

  

 

 

Zonaizquierda es un sitio web al servicio del pensamiento crítico.
Zonaizquierda se hace eco de información alternativa que ha sido publicada en otros medios.
Zonaizquierda en aquellos artículos cuya fuente original sea zonaizquierda.org se acoge a la licencia de Creative Commons.
 Zonaizquierda no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de los artículos aquí enlazados o publicados.
Zonaizquierda.org © 2005