INFORME SOBRE EL SENADO (19) *

 

Texto e ilustración de O COLIS**

 

 

 

La taberna está tranquila porque las señorías que suelen amenizarla han empezado sus campañas propagandísticas de la forma y en los lugares en los que sus partidos les indican, siempre lejos de la plaza y la taberna, y las pocas que veo (de la Mesa de la Diputación Permanente) están como ausentes, porque también el Senado se ve inane, como en las inquietantes fotografías de Marisa Ares sobre “lo abandonado”. Pero la plaza luce tan divinamente, con sus árboles llenos de hojas tiernas de verdes nuevos y sus paseantes primaverales, turistas, caminantes perdidos, de paso, o gente del vecindario; y los dos pequeños castaños de Indias que tanto me gustan están cuajados de esas flores cónicas, blanquirosas, preciosas. Así que, a falta del bullicio senatorial que me convoca en este cuaderno una vez por semana, me propongo seguir comentando los movimientos populares ciudadanos y otros asuntos varios hasta que se anime políticamente la plaza de La Marina Española y se vuelva a llenar esto de senadores rampantes, volantes o circunspectos, cosa que supongo sucederá tras las elecciones generales que, en este caso, sí creo van a cambiar sustancialmente el panorama político español. No sé qué estarán planeando Clark Kent Sánchez y el baronismo psoecialista con respecto a apoyos y coaliciones con otros partidos, pero los imagino en un brete gordo. Ser o no ser, héteme ahí su cuestión: seguir siendo y seguir representando algo y a alguien.
Algunos amigos, Juan Tena, Jose Gamo, y Pelayo Martín entre ellos, mantienen en sus respectivos muros de facebook una estrecha vigilancia sobre los abusos, corrupciones y disimulos de la clase política española, pinchando día a día en el corcho del tablón de sus denuncias y reflexiones, imágenes y textos sobre los políticos corruptos, sobre sus planes y los de sus compinches justificadores, amigotes apandadores, sagas de clase o casta, rosarios de la aurora del porvenir, e instantáneas fotográficas o videográficas de esos golfos pillados in fraganti tan frecuentemente que pareciera que en España casi todos los rostros populares tienen algo vergonzoso que ocultar tras la mirada, y lo han ido ocultando hasta que no han podido seguir haciéndolo, viéndose obligados ahora a esconderse tras gafas de sol fabra/Imanol, que es una forma moderna de avestrucismo, y por si cuela añaden siempre el donde dije digo, digo diego de sus justificaciones, tratando de explicar el “equívoco tan injusto en el que se han visto envueltos”. Aunque, generalmente, los temas por los que se ven obligados a avergonzarse son de índole económico, porque todos los demás asuntos parecen destinados simplemente a la prensa del corazón; ya que estamos en ese nivel en el que gente como Arturo Pérez Reverte puede pontificar sobre ética y sociedad, e inmediatamente dos mil millones de españoles le aclaman porque, después de haber sido condenado en firme por plagio, no parece importar a nadie que se siente en un sillón de la RAE y diserte sobre lo que está bien y lo que no.
Hay mucha gente que hace esto de denunciar la corrupción política, pero no puedo seguir a todos y me quedo con estos tres especialmente queridos y admirados, Pelayo, Jose y Juan. Y por cumplir con la discriminación positiva de género, incluyo también a cuatro amigas que hacen lo mismo (siendo, si preferís, que ellos hacen lo mismo que ellas), Sol Elton, Leonor Ibíñaga, Teresa Partida y Julia Gil. Aunque ellas suelen ser más variadas en sí mismas y en sus tablones, y nosotros más obsesivos, como parece correspondiera sin remedio al género nuestro.
Hay otras y otros, desconocidos los más, pero, ¡ay!, también hay conocides que fueron en otro tiempo amigues (como escribiría Justiniano Colantonio) que, pasando de puntillas por la corrupción de la derecha en general, y del Partido Popular, en particular, cuelgan en sus muros todos los chascarrillos que encuentran sobre los opositores políticos a la derechona caciquil española, que se dice liberal y no lo es, con todos los dimes, diretes, difamaciones, oídas y sirenismos que les llegan, generalmente a través de publicaciones tan despreciables como OKdiario (los hay a docenas), cuyo director, Eduardo Inda, considera que una querella no le va a estropear nunca un buen anzuelo con el que, en todo caso, pescaría más de lo que tendría que devolver al mar, caso de que fallase en su contra la justicia (¿?). Esta gente que menciono, reproductora en sus muros de la basura que esgrimen las razones e intereses del capital en contra de la justicia y la decencia, intereses que no son sino los de las grandes corporaciones nacionales e internacionales y sus caciques, exhibe todo lo que podría quizá hacer caer del caballo de una puta vez a gente como Pablo Iglesias, Manuela Carmena o Ada Colau, fundamentalmente a éstes, porque consideran que, descubierta y descabezada La Hidra, el monstruo quedará vencido. Y como no encuentran temas de corrupción económica evidente con los que aplastarlos, aunque lo intentan con todo el esfuerzo e imaginación del que son capaces -teniendo como tienen a su favor y de su parte el dinero, las armas, la justicia, y también al Dios Optimus Maximus, su imaginación va bien aunecida-, se dedican a denunciar recalcitrantemente cuestiones de opinión como si ello mismo, la discrepancia con el sistema, conllevara delito. Y todo vale en la prensa del corazón de los difamadores de Iglesias, Carmena y Colau, y de los movimientos ciudadanos que les apoyan. Cualquier cosa y todas las cosas.
Para estos difamadores, y para todos los idiotas que se dejan llevar por sus propios prejuicios, que creen no tener; por su miedo a perder algo, como si hubiera todavía algo más que pudiéramos perder; o por su ignorancia, que es de libro (en el sentido de ausencia de libro); para todos ellos la cosa está clara, más vale un político corrupto y listo que un político tonto y honesto o, como dice ese refrán tan español, compendio del pensamiento estúpido patrio, o pensamiento aznarista consuetudinario: más vale malo conocido que bueno por conocer. Estos difamadores dicen reconocer la crisis en toda su extensión, tanto la de la democracia representativa como la de la situación económica y laboral, pero la achacan a las malas prácticas socialistas previas a las liberales de Rajoy, este gran estadista -al que además ven muy buena persona, aunque algo blando (maricomplejines le llama Jiménez Losantos)- y al comunismo bolivariano, castrista o anguitista. Es curioso que mientras que Julio Anguita se mantuvo alejado de la política los de la derecha corrupta y sus periodistas alababan su entereza y honestidad, y ahora que ha decidido apoyar decididamente la confluencia circunstancial de IU y Podemos, lo ven taimado, liante y ultracomunista trasnochado. De Felipe González no tienen queja, este hombre ha llegado a decir que en el Chile de Pinochet se respetaban más los derechos humanos que en la Venezuela de Chávez y Maduro (sic).
Estos difamadores dicen comprender la indignación popular y el compromiso creciente de la clase media con los movimientos ciudadanos y la clase trabajadora y sus confluencias políticas, pero creen que la radicalización que ven en ello nos llevará al desastre, como si no estuviéramos ya insertos en él, y proponen tres opciones: Seguir confiando en el Partido Popular porque después de la corrupción que padece aprenderá a elegir bien a sus nuevos representantes, porque les traerá a cuenta; o en el PSOE, porque por fin ha comprendido que la historia le ha reservado un papel crucial en la oposición española permanente; o en el partido de Albert Rivera (antes Alberto Ribera), porque en ellos está el futuro, la modernidad liberal y emprendedora, aunque claramente parezcan un Plan B del PP. Y descartan completamente todas las demás opciones que ellos consideran totalitaristas, separatistas, postsoviéticas y aventureristas, y que resumen, denominándonos y denominándolas “antisistema”, cuando en realidad los antisistema son los liberales caciquiles que nos gobiernan, que ni siquiera son liberales, porque no dejaron que se hundieran los bancos y los rescataron con dinero público (y el PSOE y el PP firmaron juntos con alevosía y veranidad el artículo 135 que nos hace deudores a todos los españoles de lo que dilapidaron los gestores de los bancos), siendo que la práctica liberal del mercado dice que el mercado manda, corrige y regula por sí mismo. Ellos proponen e incumplen lo que proponen, nada de liberalismo, protección del Estado a los defraudadores.
Estos difamadores (amateurs, generalmente, aunque también hay muchos a sueldo), temen que la fase actual de la lucha de clases en España sea la que precede o conduce a la conquista del poder político de los desfavorecidos, estafados o engañados, pero no es así, no estamos en la fase previa al establecimiento de la democracia real por la fuerza o por convencimiento general, sino en un periodo transitorio de reacción violenta y económica de la casta gobernante que dirige el capitalismo internacional, el de los actuales optimātes multinacionales contra los populāres de siempre.
Y los populāres debemos reconstituirnos ab imis, de abajo arriba, horizontalmente, en todo el mundo, sin fronteras, como se prenden las hormigas por las patas, haciendo todas un sólo cuerpo común cuando el hortelano pretende barrerlas con el chorro de la manguera. Y ya estamos avisados de las degeneraciones economicistas, mecanicistas y fatalistas del marxismo (recuerdo a los que se sorprendan que Antonio Gramsci ya avisaba de estas degeneraciones en sus Cuadernos, escritos en la cárcel), y del culto al trabajo y a los trabajadores. Todo cambia, y nosotros también. El ser humano es el único protagonista de la historia, y si todo ha de cambiar en favor del ser humano, el cambio habrá de ser anticapitalista, ecologista y feminista, sin fronteras y artístico, o será un cambio indeseable.

Nota de las ilustraciones: Tomar las plazas..

 

 Primavera (15M),19 24/05/2016

___________________

 

*  INFORME SOBRE EL SENADO (1)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (2)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (3)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (4)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (5)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (6)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (7)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (8)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (9)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (10)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (11)

INFORME SOBRE EL SENADO (13)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (14)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (15)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (16)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (17)

INFORME SOBRE EL SENADO (18)

 

**Texto publicado en su muro de facebook: http://www.facebook.com/octavio.colisaguirre.3

 

  

 

 

Zonaizquierda es un sitio web al servicio del pensamiento crítico.
Zonaizquierda se hace eco de información alternativa que ha sido publicada en otros medios.
Zonaizquierda en aquellos artículos cuya fuente original sea zonaizquierda.org se acoge a la licencia de Creative Commons.
 Zonaizquierda no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de los artículos aquí enlazados o publicados.
Zonaizquierda.org © 2005