INFORME SOBRE EL SENADO (25)

La reflexión*

 

Texto e ilustracion de O COLIS**

 


En los últimos días, tras las elecciones, he estado debatiendo o reflexionando muy por encima en el muro de mi amigo Ignacio, que firma Lluis de la Encina, y le he endilgado una contestación tan larga en mi último comentario que he decidido completarla y trasladarla aquí, al Cuaderno del Senado. Siempre aprendo de su estilo inteligente, ágil e irónico y aunque disentimos, creo que ambos lo hacemos muy centradamente, porque podemos, si se me permite la chulería. Así que continúo como si fuera contestando a Ignacio:
…otra vez estamos en la ronda de consultas de los partidos para constituirse en gobierno o en oposición, y así debe de ser porque los votantes españoles se han manifestado en las urnas y hay ciertas (e inciertas) pluralidades políticas afines que creen deben aunarse proyectos y programas para seguir adelante, haciendo política. Y es cierto que en todos los pactos hay pérdida de las partes, de cada uno. Para llegar a un acuerdo hay que renunciar a algo de lo propuesto por cada uno, generalmente a algo a lo que no importa demasiado renunciar, pero en el caso PSOE/Unidos Podemos, el asunto no resulta tan fácil.


El PSOE se asombra de que Unidos Podemos no acepte la totalidad de su plan de gobierno expuesto en los renombrados 200 puntos. Pero, vuelvo a recordar que el PSOE, 1) es el partido que votó, junto al PP, a favor de la reforma del 135 de la Constitución (estando Zapatero en el gobierno y el joven Clark Kent Sánchez en el hemiciclo de los diputados socialistas), aceptando que la gigantesca deuda privada que nos acogota, literalmente, y que adquirieron los golfos apandadores, pasara a ser pública; 2) que se ha negado a revisar el Concordato medieval que aceptó in principio ad flumine, de entrada a favor de la corriente (y permitió que la acosadora Iglesia Española siguiera comportándose ruinmente por el derecho firmado por las partes, entre las que estaban los psoecialistas); 3) que trata empecinadamente de acomodar sus intenciones contractuales social demócratas a las del TTIP y el neoliberalismo capitalista internacional (que en España es sólo neocaciquismo, como lo describe Naredo, del que, de paso, recomiendo su libro “Por una oposición que se oponga”); 4) que trata de demorar ab aeternum el asunto de las nacionalidades (y que ha provocado -por ser quien debiera haberla promovido hace 30 años- que la alternativa federal sea ahora poco menos que imposible), haciendo que el problema parezca hoy más intratable de lo que ya lo es de por sí; 5) que es monárquico, o lo parece (y muchos de sus barones así se declaran constantemente); 6) que mantiene en vilo y sin aparente esfuerzo el peso muerto de FGonzález ("en la Chile de Pinochet se respetaban más los derechos humanos que en la Venezuela de Chávez y Maduro"), ese sin vergüenza señor X; 7) que se ve instalado en el "turno de partidos" canovista como si el sistema fuera un paradigma de probada eficacia y que todo lo que aparece a su izquierda política lo considera peor que lo que tiene a su derecha... y 8) que está inserto en la práctica de la corrupción desde el principio de su actividad política, y en tal medida, que no tiene autoridad moral, ni fuerza, ni credibilidad, para atacar al PP como debiera.


En fin, el Partido Español (lo de socialista y obrero es pura retórica desde el Congreso de Suresnes) es un partido acabado históricamente (como lo fueron los partidos radicales de centro o liberales humanistas), y votarle o apoyarle es puro desperdicio para la izquierda que se considera tal, aun para la más conservadora. Este partido ni tiene capacidad ni intención de procurar el interés común de la mayoría de los españoles y su permanencia como partido sólo se entiende en la medida en la que se esfuerzan por mantenerse con vida sus dirigentes, anunciándose para sobrevivir como el espectro de mister Scrooge del PP (y en la increíble confianza a la marca socialista de sus votantes que la compran como si fuera cierta, o quizá con la ingenua y buenista intención de reconducirla...), siendo al contrario en el caso del PP. Puesto que “el caso” es que entre ambos, PE y PP (aparte del clientelismo acumulado por los dos en sus etapas de gobierno), se mantienen en pie en las campañas para las votaciones apuntalándose el uno al otro. Uno hace de monotipo bueno, y el otro de monotipo malo, y sus votantes o clientes señalan en cada caso cuál es el bueno para ellos y cuál el malo.


Teniendo en cuenta que yo me leo sin esfuerzo el prospecto que viene con la lavadora, no me ha costado nada leerme todo lo que los partidos han anunciado para publicitar su propaganda y propuesta de pactos, incluida la del PE; y si os habéis fijado, seguro que sí, los puntos en desacuerdo de su programa de confluencia para la gobernación (o gobernanza, como ha puesto de moda FGonzález) con Unidos Podemos son sólo tres o cuatro (de los 200), pero precisamente son los puntos clave. Estamos de acuerdo en la necesidad de la preservación de especies como la foca monje, el estudio de vías de desarrollo de las energías alternativas, etc., y el programa psoecialista es aparentemente radical de centro democrático, pero carece de compromiso verdadero en aquello que interesa verdaderamente a la izquierda, porque el núcleo de todo programa progresista de izquierda debiera ser decididamente anticapitalista, feminista, ecologista y sin fronteras, y los puntos clave del programa del PE no lo son, son sólo, como mucho, reformistas liberales humanistas, cambiar algo para que nada cambie. En este asunto de las fronteras interiores, y más concretamente las que proponen los independentistas separatistas catalanes, la decisión y estrategia con la que cualquier partido de izquierda que no quiera ver una Cataluña independiente, o sea, separada del resto del Estado, no puede ser ni la de apelar a la porra y palo de Severiano Martínez Anido, o a la ley de este epígono suyo que ha resultado ser Fernández Díaz, o las buenas palabras de Sánchez para dársela con queso. Hay que afrontar la consulta, a ella nos han llevado las décadas de dejación de responsabilidad del Partido Español, tanto cuando ha gobernado como cuando ha estado en la oposición. Y ahora parece tarde para casi todo, al respecto de la autodeterminación.


Trabajo desde hace más de cuatro años con varias asambleas del 15M (y digo trabajo sabiendo lo que digo), y sigo defendiendo la necesaria independencia de los movimientos ciudadanos con respecto a los partidos, porque creo más en la eficacia de la influencia que en la de la confluencia, y estoy seguro que ahora volverá a renacer en el seno de los movimientos la necesidad de alejarse de las confluencias para recuperar la verdadera capacidad de influencia, de hecho eso creo que ha sucedido en las últimas elecciones, que muchos se han replegado para volver a centrarse ante el panorama (muy inesperado que el PP no sólo mantenga sino que acreciente la confianza de los votantes, al menos para mí) y actuar en consecuencia.


Unidos Podemos tiene varios problemas, esto es evidente, además de lógico. La parte que representó antes de ahora a IU, aunque es pequeña parte, aún arrastra a algunos a la visión paradigmática del comunismo zorrocotroco e inamovible, indesmayable ante las nuevas generaciones y al desaliento que debiera procurarles la razón de los hechos o la razón pura. Aquellos que fueron moralsandinistas o angelperezistas dejaron sus familias acomodadas en la contestación sistemática a Alberto Garzón, y nunca verán con buenos ojos a los que no son comunistas afiliados, y despreciarán siempre toda crítica a Marx, aun en los temas en los que Marx la metió hasta el corvejón. Y que Pablo Iglesias haya reconocido que Manuel Monereo sea una especie de "padre político" suyo (no sé si para hacer ver lo cerca que está o estuvo del comunismo) es un error que no hace sino agravar la desconfianza de aquellos otros en IU que recuerdan a Monereo como el padre de la idea del pretendido "sorpasso" de Anguita contra el PSOE. Alberto Garzón, valiente y con decidida actitud de cambio, tiene enemigos dentro de su propia coalición, aparte de las familias angelpérezistas y moralsantinizadoras, gente como Gaspar Llamazares, al que recuerdo haciendo manitas con Zapatero por ver si le soltaba algo de poder, o el inane Cayo Lara cuyo cocido de izquierda transversal no se cocía nunca, hasta que se pasó de cocimiento, y toda la gente que ambos puedan arrastrar contra la idea de Unidos Podemos.


Y, en el propio Podemos, creo que, siendo los círculos sectoriales los que representan el mayor problema de la coalición UP, se ha ido a la elaboración del programa general y a las votaciones aún sin haberlo resuelto, y no sé si ni siquiera habiéndolo reconocido como problema real. Lo que en el 15M no resultaba problemático -se podía ser de cualquier partido y trabajar y asamblearse con todo el mundo-, en Podemos sí resulta problemático. El 15 M es apartidista, no antipartidista, y obviamente, Podemos es partidista de lo suyo, y se ha formado con gente que viene de todas partes (de casi todas, quiero decir) y trae con ellas las fobias y rechazos, filias y querencias que tenían antes de pertenecer a Podemos. En este partido, cupular donde los haya, pero apoyado al principio de su formación de abajo arriba, los sectores que auparon a los líderes creen que les ha llegado el momento de hacer política sectorial independiente, y en sus círculos discuten y planean o planifican en ese sentido de autonomía soberana asamblearia quincemayista, pero la cúpula no opina así. Y hay defecciones y vuelta a los movimientos ciudadanos de base. Y en esto estamos, aunque quizá estaría bien que recordáramos que no hace mucho decíamos que no teníamos prisa porque queríamos ir lejos, pero me temo que los que creen en las confluencias, pese a todo, y caiga quien caiga, que constituyen una parte importante de la gente que votó y seguiría votando a UP, tienen prisa. Aún con todo, seguiremos en la lucha y trataremos de acercarnos a los confluyentes, para tratar de influirles. Y los confluyentes seguirán tratando de representar nuestros planes, los de todos juntos, haciendo una oposición que se oponga, tanto al PP como al PE, y sobre todo a ese turno de partidos canovista que nos aísla y nos cerca como una vieja muralla agrietada, a punto de derrumbarse sobre nosotros.

Ilustración: Debemos preservar el movimiento asambleario. 

 

Verano, 06/07/2016

___________________

 

*  INFORME SOBRE EL SENADO (1)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (2)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (3)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (4)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (5)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (6)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (7)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (8)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (9)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (10)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (11)

INFORME SOBRE EL SENADO (13)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (14)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (15)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (16)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (17)

INFORME SOBRE EL SENADO (18)

INFORME SOBRE EL SENADO (19)

INFORME SOBRE EL SENADO (20)

INFORME SOBRE EL SENADO (21)

INFORME SOBRE EL SENADO (22)

INFORME SOBRE EL SENADO (23)

INFORME SOBRE EL SENADO (24)

 

**Texto publicado en su muro de facebook: http://www.facebook.com/octavio.colisaguirre.3

 

  

 

 

Zonaizquierda es un sitio web al servicio del pensamiento crítico.
Zonaizquierda se hace eco de información alternativa que ha sido publicada en otros medios.
Zonaizquierda en aquellos artículos cuya fuente original sea zonaizquierda.org se acoge a la licencia de Creative Commons.
 Zonaizquierda no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de los artículos aquí enlazados o publicados.
Zonaizquierda.org © 2005