INFORME SOBRE EL SENADO (9) *

 

Texto e ilustración de O COLIS**

 

Entre tanto las Cortes Generales reanudan sus deliberaciones en el teatrino del Parlamento, sea ello lo que fuere: representaciones cara a la galería de votantes o actuaciones políticas para ellos mismos “per se de lo suyo” o bien “malum in se para lo nuestro”, y suponiendo que lo hacen por ver si llegan a algún pacto que les permita formar gobierno, me he reunido este sábado con amigos para charlar de esto y de aquello. Y, bueno, también para darme un respiro de lo que vengo haciendo desde que empezó el año y, es cierto, también (que así considero yo mis respiros) para hablar del TTIP, porque no parece vaya a llegar a nada tratando de hacerlo con alguno de los senadores que pululan por la plaza o la taberna, ya que claramente me esquivan, y no es cosa esta que digo por darme importancia, es que me esquivan, y aún lo diría en el mismo sentido en el que Jesús Aparicio lo hacía: que sea yo un paranoico no quiere decir que no me estén persiguiendo. Así que he pasado todo el sábado en la preciosa casa de José Manuel Naredo en el Pinar de Chamartín, con Rocío Mostaza, José Gamo y Liliana Pineda, todos ellos muy buenos amigos, además de miembros como yo de Teatro de Mayo, asociación y compañía con la que montamos “Entremeses de una época oscura” el año pasado en el Teatro Fígaro. Y también hemos hablado de la posibilidad de volver a montar los entremeses, aunque en otro formato asequible para teatros más pequeños, porque en nuestras últimas actuaciones en el Fígaro si llega a faltar alguno más no hubiéramos cabido en la sala. Y me noto de muy buen humor Macedonio Fernández, seguro que por haber estado con mis queridos amigos todo el día, y porque a resultas de estas conversaciones ya veo que por fin voy decidirme a hablar aquí del tratado que tanto preocupa o debiera preocuparnos a todos, además de a sus señorías, a los que parece les inquietan más otras cosas, como es lógico, aunque sólo en cierto modo. Pero dada la extensión que utilizo en estas entregas, y teniendo en cuenta que el tema es de gran calado, creo que en esta de hoy empezaré sólo por hablar de las fuentes que introdujeron el tema y de la manera que lo hicieron en el colectivo global, es decir, de WikiLeaks y Julian Assange, dejando para la siguiente, que será la número 10, el tema del tratado propiamente dicho, estando, como estaremos seguramente, a la espera del pacto entre churras y merinas, como dice J, tratando ellos de casar agua y aceite y, todos definitivamente, en espera de nuevas elecciones, como nos barruntamos los dos.


Porque se empezó a hablar del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, por las filtraciones que aparecieron en WikiLeaks, ese grano en el culo que le ha salido al cuarto poder, poder domesticado ya hace tiempo por los otros poderes que realmente lo tienen, y que sólo están interesados en acapararlo todo de una vez, utilizando los media según sus intereses acaparadores, pues ese poder, conocido ya como el Quinto Poder, ha anulado el poco poder que les quedaba a los otros cuatro. WikiLeaks (leak: fuga, goteo, filtración) es una peculiar organización internacional que se declara sin ánimo de lucro, creada por Julian Assange -periodista y programador australiano, y también ciberactivista, entre otras muchas cosas, como veremos- y gestionada por The Sunshine Press, que publica y preserva informes anónimos en su sitio web desde 2007, y que ya ha llegado a acumular en su base de datos más de un millón doscientos mil documentos. Pero WikiLeaks no es un sitio wiki habitual (wiki: rápido, en hawaiano), puesto que los lectores no pueden cambiar sus contenidos informativos. Utiliza una versión modificada del software de MediaWiki, y su servidor principal está alojado en el ISP sueco PRQ. Para proteger el anonimato de sus informantes, WikiLeaks utiliza OpenSSL, Freenet, Tor y PGP. O sea que es un grano cuántico muy agarrado al culo del periodismo tradicional y del de sus amos, porque pica aquí y allí, sin poder precisar nunca ni cómo lo hace ni dónde aparecerá después. Y Assange es un tipo sorprendente y muy preparado; estudió física y matemáticas en la Universidad de Melbourne, y también estudió por su cuenta (esto me encanta particularmente, estudiar por cuenta de uno) filosofía y neurociencia. En 2013 se presentó a la elecciones federales de Australia por el estado de Victoria como candidato para el Senado por The Wikileaks Party, pero sólo obtuvo 8.016 votos (0,24%) de los 88.092 (0,66%) que su partido obtuvo a nivel nacional, por lo que no consiguió el escaño. Julian Assange empezó pronto siendo por un lado perseguido y por otra admirado y galardonado, y entendemos bien quiénes hicieron qué y por qué.


Reconocido como periodista de investigación por el Centre for Investigative Jourlanism, en 2009 recibió el Amnesty International UK Media Award (New Media) por su investigación y exposición de los asesinatos extrajudiciales en Kenia (Kenia: The Cry of Blood. Extra Judicial Killings and Disappearances). Ya en 2008 había ganado el premio del Index Censorship de la revista The Economist y otros premios relacionados con los media, porque para entonces Wikileaks ya había publicado más documentos clasificados que toda la prensa mundial junta. En 2010 fue galardonado con el Sam Adams Award; en 2011, Le Monde le nombró persona del año (56% de los votos), y el mismo año fue premiado con el Sydney Peace Foundation gold metal por “su excepcional coraje e iniciativa en la búsqueda de los derechos humanos” (este galardón ha tenido como premiados, además de Assange, a Mandela, Tenzin Gyatso, Dalai Lama y Daisaku Ikeda); también fue premiado con el Martha Gellhorn Prize for Journalism; y por su empeño en hacer un periodismo transparente, con el premio australiano 2011 Walkleys (Most Outstanding Contribution to Journalism). Ese mismo año, el parlamentario noruego Snorre Valen lo nominó para el Premio Nobel de la Paz.


A pesar que Assange declara que como todos los colaboradores del sitio trabaja como voluntario, sus contrarios acérrimos y los perros de presa de los que se sirven, a falta de otras acusaciones de importancia real, insinúan que Assange sólo trabaja por dinero, ya que WikiLeaks nunca ha hecho públicas sus cuentas. Es ya un clásico que los acusados de acosar se quejen de acosamiento, y periodistas tipo Eduardo Inda (gran defensor de la justicia universal y del bien común), como tantos otros de los que hay por todas partes contratados para preservar los intereses de las grandes compañías internacionales en su empeño por implementar el TTIP cuanto antes mejor, le acusan de este tipo de irregularidades. En el diario ABC hicieron especial hincapié en esa opacidad contable de Assange, reproduciendo entre otros “trabajos” una información de The Telegraph, que decía que los abogados del soldado Bradley Manning (uno de los soplones del sitio) también cuestionaban la transparencia contable de WikiLeaks, aunque en la información original publicada en The Telegraph, no decían nada de esto, como se puede comprobar muy fácilmente. Ya en 1991, Assange se había declarado culpable de 24 cargos por delitos informáticos en su país, por lo que fue encarcelado por breve tiempo y multado. En 2010 solicitó permiso de trabajo y residencia en Suecia, pero la dirección de Migración Sueca rechazó la solicitud. Ese mismo año fue acusado de la violación de una mujer, y aunque la fiscal retiró la acusación pocas horas después por falta de pruebas fiables, al mes siguiente, la fiscal superior sueca ordenó reabrir la investigación acusándole del presunto delito de violación y otros dos de acoso sexual, por lo que en ese país (del que huyó) cuenta todavía con dos órdenes de arresto por los presuntos delitos de abuso, coacción y violación de dos mujeres, con las que reconoce, sin embargo, haber tenido relaciones sexuales libremente. A finales de 2010, se suponía que Assange estaba oculto en alguna parte del sur de Inglaterra y ante la orden de detención internacional emitida desde Suecia decidió presentarse en una comisaría, de donde salió en libertad bajo fianza. En febrero de 2011 un juez británico autorizó su extradición a Suecia, pero el abogado defensor se opuso aduciendo que Suecia podría extraditarlo a EEUU, en donde se le podría acusar de espionaje y traición y condenarle a la pena de muerte. Después de peripecias que parecen salidas de una novela, el 16 de agosto de 2012, el canciller de Ecuador anuncia la decisión de concederle asilo explicando la decisión en once puntos que se resumen en que si Assange es reducido a prisión preventiva en Suecia (tal y como es costumbre allí), se podrían desencadenar sucesos que le dejarían indefenso y no podría evitar su extradición a un tercer país.


Y en EEUU, el Pentágono argumentaba entonces que las filtraciones de WikiLeaks ponían en peligro la vida de muchos estadounidenses; Sahah Palin exigía que se capturara a Assange con la misma urgencia que a los líderes de Al Qaeda; Bill O´Reilly, presentador de la Fox sugería directamente la ejecución de los miembros de WikiLeaks y de quienes filtraran documentos; Tom Flanagan, asesor del primer ministro de Canadá dijo en la BBC que Julian Assange debía ser asesinado... En fin, la vida de este hombre ha corrido serio peligro desde que comenzó a filtrar al mundo documentos tan comprometedores. Durante 40 meses, agentes británicos estuvieron vigilando permanentemente la embajada de Ecuador en Londres, luego decidieron cambiar el método y hacerlo de forma encubierta. Y el pasado 4 de febrero, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias anunció su decisión sobre la situación de J A: “El grupo de trabajo ha estimado que Assange ha estado arbitrariamente detenido”.


Y no sé si a los senadores que suelen rodearme en la taberna, les molestarán tanto WikiLeaks y Assange como a los senadores norteamericanos... “Pues fíjate”, me decía esta mañana J en la taberna, mientras hablábamos de esto, “a mí lo que más me molesta del Senado es el reflejo de los cristales, me da en plena cara, aquí tras la barra”.

Nota sobre la ilustración: El edificio del Senado visto desde la calle del Reloj, oscuro, espectral, ¿en espera de albergar a los senadores que estudiarán la conveniencia de la firma de tratados internacionales como el TTIP?... No sé...

6 de marzo de 2016

___________________

 

*  INFORME SOBRE EL SENADO (1)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (2)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (3)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (4)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (5)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (6)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (7)

*  INFORME SOBRE EL SENADO (8)

 

**Texto publicado en su muro de facebook: http://www.facebook.com/octavio.colisaguirre.3

 

  

 

 

Zonaizquierda es un sitio web al servicio del pensamiento crítico.
Zonaizquierda se hace eco de información alternativa que ha sido publicada en otros medios.
Zonaizquierda en aquellos artículos cuya fuente original sea zonaizquierda.org se acoge a la licencia de Creative Commons.
 Zonaizquierda no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de los artículos aquí enlazados o publicados.
Zonaizquierda.org © 2005