Pablo Iglesias con Podemos, de abajo hacia arriba, hasta la cúspide

 

Por Alexandros Orphanides*
Traducción de Enrique Prudencio
para Zonaizquierda.org

El secretario general del partido izquierdista español rindió homenaje a los radicales americanos al tiempo que denunció al "partido de Wall Street". El poder financiero y los políticos que lo apoyan, dijo Iglesias, representan el Soviet Supremo del poder político mundial. ... Es lo que David Harvey llama la fiesta de Wall Street. Este partido representa a aquellos que viven en el ático del sistema económico. Es el mismo partido que favoreció las hipotecas subprime, de alto riesgo que sirvieron para desalojar de sus hogares a millones de estadounidenses. Es el partido al que sirve Angela Merkel, ella es una militante de ese partido de Wall Street".

La política, dice Pablo Iglesias, es la lucha por el significado de las palabras.

En un momento en que "la democracia y la propia viabilidad de Europa están en juego", dijo Iglesias el martes, “debemos decirles a los defensores del dogmatismo que ellos son los responsables."

Escuchando hablar a Iglesias, de 36 años de edad, Secretario General del relativamente nuevo partido político español de izquierda Podemos, uno se entera de quienes son los que tienen y de los que no tienen, de las élites financieras y de todos los demás, de los países acreedores y de los países deudores, de la política democrática como instrumento para la gente común para mejorar sus vidas.

Podemos (we can in english) nació a raíz de las protestas de 2011 contra la austeridad y el movimiento de los Indignados, el 15-M, ampliamente considerado como un precursor del movimiento Occupy Wall Street. Su rápido ascenso les ha situado en posición de romper el estancado establishment español. Con las encuestas de intención de voto que indican que Podemos está obteniendo casi el 25% del apoyo electoral en España, 3 puntos porcentuales por delante del conservador Partido Popular (PP), Iglesias es visto por muchos como un líder político de muchos kilates. El profesor de ciencia política convertido en el líder político de la cola de caballo, representa la esperanza de escapar de la política de austeridad y aplastamiento de los de abajo impuesta por la Unión Europea. Podemos es el partido que reunió a más de 200.000 personas en las calles de Madrid el 31 de enero en una manifestación política masiva. Para sus detractores, es un populista peligroso sin un plan real, un oportunista montado en una ola de popularidad contra la austeridad.


Reconociendo sus enfoques similares sobre la austeridad y la desigualdad, muchos en los medios de comunicación comparan la viabilidad electoral de Podemos con la victoria electoral de Syriza en Grecia. Estas conexiones no son infundadas: Pablo Iglesias y el primer ministro de Grecia Alexis Tsipras son amigos y han mostrado cada uno públicamente su apoyo a las políticas del otro. En un reciente editorial de The Guardian, Iglesias apoyó la postura de Syriza en la renegociación de la deuda griega con la zona euro como un beneficio mutuo.

El mundo está observando a Iglesias. Durante unos días, se encuentra en la ciudad de Nueva York dando conferencias con audiencias multitudinarias, siendo entrevistado por numerosos periodistas y reuniéndose con académicos como el economista galardonado con el Premio Nobel Joseph Stiglitz, en busca de inspiración para un programa económico que saque a España de la austeridad y la servidumbre de la deuda. En resumen, el profesor y activista con profundas raíces en la izquierda de España parece cada vez más un hombre de Estado.

"Podemos", fuera de España

Aunque la noche era fría, la alegría y el calor en el Círculo Español, y en el restaurante de Queens, Nueva York, eran palpables. Unas 500 personas, jóvenes y viejos, se apretaban en el auditorio del centro para escuchar a Iglesias.

El ambiente general era de entusiasmo y expectación. Muchos partidarios de Podemos estaban entre una multitud de mayoría española o hispanoamericana, pero eran igualmente abundantes los que venían a oír lo que Iglesias tenía que decir acerca de la dirección política de un país plagado de desempleo, falta de viviendas populares, desalojos y desmantelamiento de la sanidad y educación publicas.

Ana Maestre, investigadora doctorada en microbiología en la Escuela de Medicina de Icahn, llegaba a la cita porque ella está particularmente interesada en saber si Podemos cuenta con una plataforma en el campo de la investigación científica. Si ella volviera a España ahora, sus perspectivas de empleo serían sombrías.

En su discurso, Iglesias atacó la austeridad y la corrupción en un país que sufre actualmente del 23% de desempleo.

La crisis, dice, "significa que muchas personas han tenido que abandonar España, que hay niveles inaceptables de desempleo, especialmente entre los jóvenes, y que la deuda del país es impagable."

Esto toca una fibra sensible en España, donde las revelaciones recientes han puesto de manifiesto a funcionarios del gobierno como Luis Bárcenas, ex tesorero del PP, detenido por cargos de lavado de dinero y fraude fiscal. Bárcenas ha asegurado que el PP ha utilizado los fondos secretos para pagar a los funcionarios del partido durante 20 años. Abordar sin rodeos los fraudes económicos y la corrupción político-financiera encendían los aplausos a Iglesias entre la muchedumbre.

Al criticar al gobierno del primer ministro Mariano Rajoy por traición a "la patria", Iglesias dijo que el actual gobierno se había comprometido a sacar a España de la crisis, pero en los últimos siete años, sólo habían castigado al pueblo español con más políticas despiadadas de austeridad. Estos partidos fueron los partidos del "no", dijo, y Podemos es el partido de "sí al cambio."

Iglesias reclama un nuevo tipo de patriotismo, un patriotismo que implique que todos los españoles trabajen unidos en la misma dirección para crear una sociedad mejor, que garantice una sólida educación de sus hijos y que no cree las condiciones sociales que llevan al paro, a la inmigración y la miseria. El actual gobierno, dijo Iglesias, había traicionado al pueblo y a la patria.

Iglesias identificó a estos traidores como el gobierno Rajoy “que se dedica a la privatización de todo el patrimonio público e invita a los jóvenes a emigrar fuera de España, después de de malvender los servicios sociales y la educación pública a los fondos buitre."

Después del discurso, Ricardo Isea Silva, estudiante de doctorado de Venezuela en ciencias políticas que ha vivido en España, señaló que Iglesias redefine la terminología de patria, dándole un significado más amplio que las implicaciones nacionalistas de sus mayores. "Si yo estuviese viviendo en España, votaría por él" sin dudarlo, dice Silva.

Comprender el cambio político de España

Durante el segundo día de gira, Iglesias pronunció una conferencia en la ciudad de Nueva York, organizada por el foro de izquierdas de Amy Goodman ¡Democracia Ahora!, dirigida a estudiantes, activistas y reconocidos académicos radicales como David Harvey y Stanley Aronowitz.

El evento del mediodía, que se celebró en el centro de graduados de la Universidad de la ciudad de Nueva York, fue muy bien acogido, con la presencia de más de 400 invitados y con docenas más que no pudieron acceder a un abarrotado auditorio.

Iglesias comenzó su disertación expresando su admiración por el cambio en la historia estadounidense, citando eventos y activistas que van desde el Discurso de Gettysburg y Rosa Parks a Angela Davis y Harvey Milk. Además, reconoció las luchas contemporáneas como las que rodean la muerte de Trayvon Martin. Iglesias explicó que la tradición radical estadounidense le enseñó que "la dignidad está en la desobediencia a la injusticia".

En la descripción de las raíces de la situación actual de España, Iglesias tuvo un gesto de reconocimiento con el análisis de David Harvey de la crisis económica mundial de 2008 y esbozó los orígenes del problema, ya que la profundización en la doctrina neoliberal en los Estados Unidos y los mecanismos de las finanzas globales, no sólo son injustos sino también una grave amenaza para la democracia. Desde que comenzó la crisis, afirmó, España ha visto que el número de multimillonarios se ha disparado al mismo tiempo que los desahucios de los trabajadores.

El poder financiero y los políticos que lo apoyan, dijo Iglesias, “representan el Soviet Supremo del poder político mundial. ... Son lo que David Harvey llama la fiesta de Wall Street. Estos son los que representan a aquellos que viven en el ático del sistema económico. Es el mismo partido que favoreció las hipotecas subprime de alto riesgo, que sirvieron para desalojar de sus hogares a millones de estadounidenses y dar comienzo a la crisis económica mundial. Es el partido al que sirve Angela Merkel, ella es una militante de ese partido de Wall Street”.

Ferviente crítico del capitalismo y marxista, Iglesias destacó que cualquier cambio a mejor en España deberá producirse dentro de los márgenes del capitalismo, y que la obsesión de la izquierda por el análisis técnico y la terminología no siempre resulta útil, sobre todo si se trabaja para no alejar a los que pretende representar.

"Para devolver la política a la gente, me recetaron un programa de ajuste la deuda de España con el fin de que se corresponda con la dignidad humana y la justicia social: la reforma fiscal integral, que grave de manera efectiva a las multinacionales, eliminar los paraísos fiscales y poner fin a los desalojos".

"La política, se me dijo, debe ser un "conjunto de herramientas" que la gente pueda utilizar para mejorar sus vidas. Con el fin de cambiar las cosas, añadió Iglesias, las organizaciones de izquierda tendrían que "guardar las banderas viejas." "La dicotomía de la izquierda y la derecha no es siempre útil", explicó, "si significa que los banqueros ganan."

Su conferencia fue seguida por una sesión de preguntas y respuestas con el público, en gran parte académico. Iglesias dijo en broma que el público le estaba enfrentando al examen oral más difícil, y en el que además tenía que utilizar el inglés. Trató una amplia gama de temas, incluyendo el conflicto entre Israel y Palestina, el terrorismo vasco en España y la demanda de independencia de Cataluña.

Iglesias explicó que él apoya un Estado palestino basado en las fronteras de 1948. Sobre la cuestión de la independencia catalana, dijo que estaría a favor de un proceso constituyente en toda España para decidir la relación entre el Estado y sus diferentes comunidades autónomas.

Después de la presentación, Rosa Sánchez, profesora visitante en el Centro de Graduados de CUNY de Suiza, que también tiene ciudadanía española, dijo con entusiasmo "Todo ha sido positivo". En cuanto a la elegibilidad de Podemos en España, el partido, dijo, se sentía definitivamente con el potencial necesario para ganar.

En un momento en que la prensa del establishment está atacando a Podemos intensamente, Iglesias llegó a Nueva York para llevar el mensaje del partido directamente a los medios de comunicación estadounidenses, a los académicos y simpatizantes. Con la misma fluidez en el idioma que demostró con el estamento universitario, habló en el centro cultural de expatriados, Iglesias se está demostrando a sí mismo capaz de articular su visión política de forma que llegue claramente a los diversos grupos.

Iglesias cree que la izquierda puede ganar. Hace hincapié en que utilizará nuevas estrategias para hacerlo, y su viaje a Nueva York es parte de ese proceso. Si tiene razón, la próxima vez que lo veamos en Estados Unidos, puede ser el Presidente del Gobierno de España.
 

_________________
 

* Alexandros Orphanides es un periodista independiente, investigador y docente con sede en la ciudad de Nueva York de ascendencia greco-chipriota y Honduras. Suele escribir sobre temas políticos, sociales y culturales con énfasis en las comunidades marginadas.


Fuente: http://inthesetimes.com/article/17655/pablo_iglesias_new_york

 

  

 

 

Zonaizquierda es un sitio web al servicio del pensamiento crítico.
Zonaizquierda se hace eco de información alternativa que ha sido publicada en otros medios.
Zonaizquierda en aquellos artículos cuya fuente original sea zonaizquierda.org se acoge a la licencia de Creative Commons.
 Zonaizquierda no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de los artículos aquí enlazados o publicados.
Zonaizquierda.org © 2005